Moralix

Qué poderosa es la nostalgia.

In Uncategorized on 22 febrero, 2016 at 3:40 pm

Extraño escribir. Me haca demasiada falta sentarme frente al teclado y que las palabras fluyan sin que me preocupe la opinión que tengan los lectores de mi elección de palabras, de mi exceso de comas, o de la absoluta falta de contenido. Por eso me senté aquí y pienso publicar esto tal y como salga.

Lo necesito.

Hank Green decía en su podcast que a veces se pone a ver sus propios videos para inspirarse, para darse ánimo y recordarse que era capaz de ser gracioso, profundo e inteligente, decir “¡Ese era yo!”. Su invitada de ese día respondió que hacer eso le hacía pensar “¿Esa era yo?”… acabo de poner a prueba la teoría y mi reacción fue la segunda.

¿Cómo demonios escribía yo tan bien? Tenía mucho que decir aunque me equivocaba más veces que las que acertaba. Me filtraba menos. Me ponía la barra lo más alto que podía, pero por ser miope tampoco me la ponía muy alta. Y ahora me contradigo, porque me encanta lo que escribía.

Eso nos trae de vuelta al principio, y a que necesito vomitar palabras más seguido, con su perdón. (No, ya te prometiste que no ibas a editar) Las historias de este blog también me gustan pero ahora me parecen un poco… ¿exquisitas o pretenciosas? Un poco de cada una.

Merci por leerme, y mercy hacia mi atrofiado estilo de redacción. Jajaja me voy a enterrar la cabeza en algún lado cuando publique esto. Adiós.

Un debate accidental

In Uncategorized on 12 marzo, 2013 at 10:45 am

Debate accidental

Hoy no hablaré de literatura.

Tuve oportunidad de visitar Turquía hace poco. Fui hospedada por una persona del lugar; durante mi estadía tuvo cuatro huéspedes en total, más o menos uno tras otro. El primero estaba por irse a mi llegada y pudimos conversar un poco antes de su partida.

Hay dos antecedentes curiosos a esta conversación.
El primero es que quien me conoce sabe que tengo la risa fácil. Segundo, uno de los personajes de mi libro pasó por una serie de revisiones a su personalidad; al principio se le percibía como cínico, en su versión final lo es; ambas cosas se reflejan en que ríe cuando no debe.

George R. R. Martin

In Uncategorized on 11 septiembre, 2012 at 8:52 pm


Image

G.K. Chesterton contrapone los cuentos de hadas a la novela realista. En uno encontramos personas cuerdas batallando en un mundo que está loco, el otro es un mundo cuerdo poblado de personas trastornadas. George R. R. Martin me introdujo a ese mundo en que la vida, la tierra y la gente están en continua competencia para determinar quién perdió la razón primero.

Lo mejor de Martin no es su capacidad para hilar una historia que llene siete ladrillos de papel sin que ninguna parte deje de ser necesaria, ni la forma fluida en que alterna sentimientos, imágenes y acciones.